LLANTO...

La miré llorar con intensidad.
Sus lágrimas me dañaban,
me hacían sentir vil,
impropio de tenerla a mi lado.

Pero no sabía por qué,
era como si la hubiera regañado.
No atinaba a entenderlo.
Su rostro era casi angelical.

No comprendía el motivo de su llanto.

Su rostro era impactante,
su risa era clara,
diáfana,
sublime

No comprendí su llanto.

STONE Ψ

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BASTARDA (..Violette Leduc in memoriam)

Saciedad de ausencias

Dudas